05 agosto 2014

Ya se conoce al Chevrolet SS como un "sleeper" de 4 puertas


Chevrolet ha desplegado grandes armas últimamente. El Corvette Stingray, el Camaro Z28 casi de carreras y el Corvette Z07 son algunos de los mejores coches de alto rendimiento estadounidenses que jamás se ha hecho.

Los problemas con un aspecto tan malditamente impresionante son dos. Por un lado, no puedes sorprender a nadie, y por otro está la cuestión de los extremos, no todo el mundo se inclina a conducir algo llamativamente amarillo o rojo más vigoroso que un guepardo a pleno galope, y no todo el mundo puede permitirselo. Por eso Chevrolet se preocupa por la gente que quiere parecer "normal", el Chevy SS es uno de los mejores "sleepers" modernos en la actualidad.

Un "sleeper" es un coche que se construye para lograr velocidad y alto rendimiento, pero cuya apariencia relativamente moderada desmiente la bestia que se oculta bajo el capót. Cuando un fabricante de automóviles, sobre todo un fabricante de automóviles estadounidense decide construir un coche de este tipo, va contra la corriente. Los norteamericanos hacen muscle cars llamativos y sedanes familiares y tranquilos, pero rara vez surge la combinación de esas dos cosas. Esta vez, Chevrolet decidió ofrecer algo que es apasionantemente loco.

El SS (o Super Sport) se basa en el australiano Holden Commodore SS-V y es algo más tranquilo que su hermano. La mayor parte de la publicidad del SS muestra un coche negro o gris oscuro, revelando que no está destinado a llamar la atención, el SS encarna el compromiso de Chevrolet con el entusiasta de la buena conducción y el alto rendimiento pero que no sacrifique la practicidad.

Aunque es sin duda un coche atractivo, el SS no parece ser mucho más diferente que una versión ligeramente pequeña de la familia Malibu. Para los amantes de los Sleeper esto es una cosa muy buena, y también lo es el motor V8 derivado del Corvette LS3 de 6.2 litros, que transmite los 415 cv a las ruedas traseras y lleva al SS a las 60 millas en 5 segundos. Eso es lo suficientemente rápido como para meterse en problemas.

Los ingenieros de Chevrolet le dieron un chasis robusto, una proporción de peso 53/47 para una excelente equilibrio, un sistema de suspensión deportiva, un diferencial trasero de deslizamiento limitado de tracción en la conducción agresiva y grandes frenos Brembo, de modo que se pueda detener con un solo toque al pedal. El SS está equipado con una transmisión automática de seis velocidades de GM, pero se rumorea que se ofrecerá una opción manual.

0 comentarios:

Publicar un comentario