10 julio 2014

Los continuos "Recall" generan más ventas para GM


No hay mal que por bien no venga, el dicho es muy utilizado en el caso de un concesionario de Chevrolet cerca de Buffalo, Nueva York. Los clientes que vienen de su revisión acaban comprando un coche nuevo.

El hecho inusual es muy diferente de lo que suele ocurrir, sobre todo en el caso de Toyota, que perdió en las ventas con un mega retiro hace cuatro años. En esta concesionaria, el dueño dice que el 12% de las ventas son generadas por clientes que miran autos nuevos, mientras que sus coches viejos están en revisión.

Los clientes terminan impresionandos con los modelos actuales en comparación con sus autos de siete, ocho o más años de uso, y terminan de decidirse a comprar un coche nuevo, a pesar de que la mega revisión, la complicada situación de GM y la contradictoria opinión del público estadounidense.

La "crisis" de las revisiones de GM comenzó poco después de enero cuando la compañía registraba una participación del 16,9% en el mercado de EEUU. Sin embargo, el fabricante de automóviles cerró junio con un 18,8% de participación, a pesar de toda la controversia que involucran los defectos en el encendido, lo que provocó la llamada de 25,7 millones de automóviles en los EEUU solamente. El hecho de que 13 muertes estuvieran relacionadas con el problema no asustan a los clientes de la empresa.

Mientras que los analistas del mercado apuntaban a una caída del 6,3% en las ventas de GM en junio, el resultado fue un aumento del 1%. La compra de coches nuevos de parte de los clientes que sufrieron llamadas a revisión se está convirtiendo en moneda corriente en las redes empresariales, y especialmente en relación con los SUV. El Escalade aumentó sus ventas un 84%, mientras que la Suburban creció 74% y el Yukón duplicó el volumen.

Los minoristas dicen que lo más difícil es atraer a los clientes a los concesionarios, pero con las llamadas a revisión se hizo mucho más fácil. Además, GM ha lanzado algunos incentivos, como bonificaciones de 500 dólares para reemplazar el viejo Cobalt por un coche nuevo. La idea es no perder la venta cuando entra el propietario del vehículo involucrado en el recall.


0 comentarios:

Publicar un comentario