11 junio 2014

General Motors hace limpieza y despide a 15 empleados


Mientras sigue llamando coches a revisión por millares casi cada semana, General Motors sigue trabajando para lavarse las manos por todo el escándalo de sus bulones de encendido defectuosos. El último movimiento del gigante de Detroit se producía ayer mismo, con el anuncio del despido de 15 personas de la compañía, y la amonestación y reprimenda a cinco más por "negligencia e incompetencia" en el manejo del problema.

En una rueda de prensa Mary Barra se negó a dar nombres de los 15 despedidos y 5 amonestados, pero reconoció que al menos siete de ellos ostentaban cargos directivos, y concretamente uno de ellos era Ray DeGiorgio, ingeniero de desarrollo responsable del Cobalt.

El informe interno, efectuado por un especialista externo a General Motors y que tienes disponible aquí para leer en toda su gloria de más de 300 páginas, confirma lo que ya se sabía: Varias personas de la compañía sabían de los problemas derivados con el bulón de encendido desde hace diez años, incluso antes de que los coches que lo montaban empezaran a ser comercializados al público.

De esos hechos, de que nadie hizo nada para evitar el problema, se derivan las decisiones de hoy. Además, GM ha determinado ya al personal que se encargará de gestionar los fondos de indemnización para afectados y víctimas.

La gran cuestión que resuena ahora en Estados Unidos es que GM no ha aclarado completamente cómo va a actuar en cuanto a las indemnizaciones, y parece querer cubrir con estos despidos todo el tema. Vamos, que hay 15 cabezas de turco, cuando es toda la compañía y su metodología de trabajo, la responsable directa de todos los problemas, no pudiendo centrar todas las culpas en una serie concreta de individuos, que aunque actuaran mal, y se merezcan el despido, no dejaban de ser engranajes de un mecanismo que el consejo de dirección conocía y marcaba cómo tenía que funcionar.

0 comentarios:

Publicar un comentario