22 mayo 2014

General Motors llama a revisión a 2,7 millones de coches más


200 millones de dólares es lo que General Motors anunció que se va a gastar en revisar 2,7 millones de coches más en Estados Unidos tras descubrir nuevos problemas de seguridad relacionados con las luces de freno, los limpia parabrisas y los sistemas de frenado.

La mayor proporción de coches afectados por esta llamada a revisión (2,4 millones), que incluye modelos fabricados entre 2004 y 2012, con el Chevrolet Malibu como principal protagonista, tienen un problema en el cableado de las luces de freno que pueden ocasionar que estas no funcionen correctamente y no se enciendan. GM ha revelado que hay al menos 13 accidentes con dos heridos derivados de este fallo, pero no hay accidentes con fatalidades. No tenemos dato del mercado de exportación, pero parece que los Malibu vendidos en otros mercados también serán llamados a revisar por el mismo problema, así como los modelos gemelos de plataforma: Pontiac G6, Saturn Auras y Malibu Maxx.

La cosa no acaba ahí.
140.067 unidades del Chevrolet Malibu de la generación actual fueron comercializadas con una programación errónea en el sistema EBC de control electrónico del reparto de frenada, lo que puede ocasionar accidentes o un funcionamiento inapropiado.
111.889 Chevrolets Corvette fabricados entre 2005 y 2007 tienen un problema en su sistema de iluminación que les puede dejar sin luces cortas en conducción nocturna.
19.225 Cadillac CTS de la generación actual pueden quedarse sin el funcionamiento de los limpia parabrisas si el coche es encendido con los limpias en posición "automática" y estos se encuentran inmobilizados por hielo o nieve, esto le pasa a muchos, muchos coches, pues una vez están inmovilizados en modo automático y no son capaces de moverse, el sistema puede quemar el fusible que lo protege, o desactivarse.
477 unidades de los Chevrolet Silverado y GMC Sierra de la generación actual fabricados este año pueden tener mal atornillado uno de los brazos de control de la suspensión, con el riesgo de poder perder una rueda o que esta cambie su posición de manera inesperada.

Con todo este relato de coches llamados a revisar en suelo estadounidense, con llamadas que seguramente se extenderán a otras zonas del mundo, GM responde a las críticas que ha tenido en su país por su lento trabajo con el problema de los bulones de encendido que disparó las alarmas a principios de este año.

Desde entonces, GM ha elevado su equipo de investigación a más del doble de personal, y ha emitido muchas más llamadas a revisión que en todos estos años previos, a fin de tratar de lavar su imagen y gestionar problemas antes de que estos crezcan y acaben como el de los sistemas de encendido. En lo que va de año GM ha llamado a revisar 12,8 millones de coches en todo el planeta.

0 comentarios:

Publicar un comentario