24 abril 2014

Opel fabricará Buick para exportar a Estados Unidos


Hace tiempo que General Motors quiere encontrar una solución para que Opel sea por fin rentable después de varias décadas. La primera estrategia pasa por intentar posicionar Opel como marca premium, o al menos semi premium, para poder así aumentar los márgenes de beneficios. Esta estrategia pasa por otro cambio sustancial.

Al igual que Seat fabrica para Audi o Skoda para Seat, Opel empezará a fabricar en la factoría de Rusesselsheim modelos Buick para exportar a Estados Unidos. La producción debutará después de 2015, sin concretar fecha ni modelos.

Actualmente, de los cinco modelos que componen la gama estadounidense de Buick, tres son modelos desarrollados por Opel. El Buick Verano no es otro que un Opel Astra Sedan, el Buick Regal es un Opel Insignia (disponible incluso con el frontal del OPC y sus dos colmilllos en el acabado GS), mientras que el pequeño Buick Encore es el Opel Mokka europeo. En el fondo, es un movimiento casi lógico.

A corto y medio plazo, la nueva estrategia de GM pasa por convertir a la mayoría de los Opel y Buick en modelos idénticos. Por una parte, Buick es percibida como premium o semi premium en Estados Unidos y China (justo donde GM quiere poner a Opel). Y por otra parte, los resultados de Opel fuera de Europa son alarmantes. En China vendieron 4.365 coches en 2013, mientras que Buick vendió 810.000 vehículos.

Por lo tanto es de sentido común si se quiere aprovechar grandes economías de escala y la capacidad de producción de Opel que un mismo modelo (seguramente desarrollado en Europa como hasta ahora) se venda como Opel en Europa y Buick en Estados Unidos y China.

Tres de los cinco Buick de la gama estadounidense son Opel.

La mejor prueba de ello la tenemos en que varios proveedores de Opel han confirmado que el próximo Adam, previsto para finales de 2018, está siendo desarrollado para poder ser homologado en Estados Unidos, Europa y China.

Por supuesto seguirá habiendo modelos específicos a cada mercado, como el próximo Zafira (desarrollado junto con PSA) o la nueva generación de Buick Enclave que seguirá tomando como base los SUV domésticos de Chevrolet.

Esta nueva estrategia de GM para Opel no es la más fácil de implementar, pero en la situación actual parece también la más lógica: convertir al dúo Opel/Buick en una "marca" global que reman en la misma dirección en lugar de quedarse encasilladas en sus respectivos mercados tradicionales y yendo cada una en una dirección diferente.

0 comentarios:

Publicar un comentario