13 marzo 2014

GM reacciona a sus problemas por el recall de 1,6 millones de autos, ¿pero es suficiente para lavar su imagen?


Te vamos a contar toda la historia del problema y la llamada a revisión que General Motors ha realizado por los problemas con el bulón de encendido de varios de sus vehículos producidos en la pasada década.

Mary Barra, la nueva CEO de GM, reconoció el problema, y sin poder viajar al pasado a solucionarlo, lo que ha apostado ahora por hacer es tratar con la máxima diligencia a los afectados por el problema, para cuidar la imagen de la compañía.

Curioso es que General Motors no haya querido hacer "ruido" sobre las medidas que ha tomado ya a corto plazo. Como sabes, 1,6 millones de coches están afectados, prácticamente 1,4 millones de ellos están en Estados Unidos.

Pues bien, a ese 1,4 millones de unidades llamadas a revisión ya se les va a prestar una atención a especial. O al menos se le va a prestar esa atención al cliente. A éste se le va a ofrecer un descuento de 500 dólares para la compra o leasing de un vehículo nuevo de cualquiera de las marcas de GM. Y no sólo eso.

Aquellos conductores que no quieran llevar su coche al taller, sea por la razón que sea, tienen la opción de que el concesionario oficial más cercano acuda con una grúa a recoger el vehículo, tras lo que se le sustituirá el sistema de bulón de encendido y se le devolverá a su domicilio.

Nos hemos enterado de estas medidas gracias a filtraciones a través de la red oficial de concesionarios de General Motors, pero lo curioso del tema, como te decíamos más arriba, es que GM es muy explícita a su red comercial: no se tratan de medidas que se deban publicitar. Se trata de una deferencia con el cliente de la que el gigante de Detroit no quiere cacarear.

Porque gritar sobre ella generaría problemas. Primero, podría difundir todavía más el mensaje de los problemas de General Motors. Y segundo, a ojos del cliente parecería que más que ocuparse de ellos, parece que GM quiera emplearlos para lavar su cara.

Pero ¿es suficiente esta medida para lavar la cara de General Motors? Lo cierto es que los problemas se acumulan para la firma de Detroit.

Un bufete de abogados que representa a víctimas de accidentes de tráfico está planeando una demanda para reclamar a GM "por las buenas o por las malas" que cree un fondo de ayuda a las víctimas de accidentes derivados del defecto por valor de 1.000 millones de dólares.

Pero la realidad legal ahora mismo invita a pensar que poco o nada se le puede reclamar a GM. Como bien indicabais algunos en los comentarios el otro día, la actual General Motors no tiene nada que ver con la antigua General Motors.

La sociedad actual, surgida de la bancarrota controlada de 2008, no responde legalmente por defectos previos a 2009, ya que no son "coches producidos por ella", y debería ser la firma liquidada, la vieja GM, la que tendría que responder legalmente de esos defectos, algo obviamente imposible, ya que, como bien sabes, fue desmantelada, y carece de recurso alguno para afrontar una demanda de este tipo.

Las voces críticas se preguntan ahora si General Motors actuó con conocimiento de causa, alargando el proceso de la llamada a revisión deliberadamente cuando ya se veía inminentemente en un proceso de quiebra, con el que se lavaría las manos por este tipo de problemas.

Y mientras los dimes y diretes siguen corriendo de lado a lado con General Motors intentando afrontar con la mejor cara posible el escrutinio popular, la realidad es que el Congreso de los Estados Unidos iniciará una investigación sobre General Motors, que tendrá que responder ante él por la gestión de este problema. Al mismo tiempo, y por la misma razón también tendrá que responder al departamento de justicia, que también ha arrancado una investigación paralela con los datos obtenidos por la NHTSA y los aportados por General Motors.

Si GM quiere afrontar el problema con garantías, tal vez cubrir "voluntariamente" indemnizaciones a familiares de muertos y heridos en accidentes derivados de sus defectos previos a 2009 bien podría ser una medida no sé si aplaudida por el público, pero al menos sí aprobada para tratar de evitar un escarnio mayor. Y eso a la espera de saber qué multa le podría llegar a caer si el Congreso o el Departamento de Justicia de los Estados Unidos determinan que General Motors actuó de manera irresponsable, o lo que es peor, deliberada, evitando una llamada a revisión previa en aras de ahorrar dinero.

0 comentarios:

Publicar un comentario