11 marzo 2014

Crash test contra un Chevy del ´59


Puede que los automóviles de hoy en día no nos aporten las mismas sensaciones de conducción pura que nos ofrecían los coches de generaciones anteriores. Pero de lo que no cabe duda es de que, gracias a los enormes avances producidos en tecnologías de seguridad activa y pasiva, hoy podemos desplazarnos sobre cuatro ruedas con mucha mayor tranquilidad.
Para demostrarlo, y también con ánimo de celebrar sus primeros 50 años de actividad, el Insurance Institute for Highway Safety (IIHS, homólogo estadounidense de EuroNCAP) llevó a cabo el que probablemente haya sido el crash test más particular de toda su historia.
En la pista de ensayos del IIHS Vehicle Research Center (Ruckersville, Virginia) se enfrentaron cara a cara un Chevrolet Malibu de 2009 contra un Bel Air fabricado cinco décadas más atrás. La prueba, consistente en provocar una colisión frontal entre ambos vehículos, arrojó unos resultados tan (nunca mejor dicho) impactantes que sólo podemos recomendaros observar este vídeo con mucha atención. Spoiler: un coche no es necesariamente más seguro por tener un morro más largo...


Hacemos llegar desde aquí nuestro más sentido pésame a la familia del valeroso dummy que se puso al volante del Chevy del ’59.

0 comentarios:

Publicar un comentario