10 diciembre 2013

Probamos el Opel Adam 1.4 con 100 cv


Ahora nos toca divertirnos a bordo de este vehículo, un pequeño utilitario de capricho que llega al mercado con la firme intención de convertirse en rival para esos MINI que fueron los primeros en demostrar que lanzar un vehículo con grandes opciones de personalización no solo era posible, sino muy rentable.


Tras el enorme éxito cosechado por MINI fueron muchas las compañías interesadas en lanzar vehículos capaces de rivalizar con el pequeño inglés. Gracias a esto tenemos en el mercado opciones tan interesantes como el Fiat 500, Citroën DS3, Audi A1 o el modOpel Adam, quizá el último en llegar pero que puede ser una opción mucho más interesante y divertida de lo que imaginás. En este caso tenemos la oportunidad de disfrutar de la versión 1.4 de 100 caballos, ¿nos acompañás?


Diseño
Estéticamente hay que tener en cuenta, que si por algo se caracteriza el Opel Adam es precisamente por la enorme cantidad de opciones a la hora de personalizar el vehículo, algo que a fin de cuentas se traduce en que teóricamente debería ser muy difícil el que te puedas cruzar un día por tu ciudad con un vehículo que sea exactamente igual al tuyo, a no ser que adquieras una de esas ediciones especiales ya predefinidas.

Si nos detenemos a contemplar por un momento la unidad probada encontraremos un vehículo quizá bastante discreto donde se apuesta por el color blanco amarillento para prácticamente toda la carrocería mezclado con ciertas zonas pintadas en color negro brillante como espejos laterales, y techo, con llantas de aleación de gran tamaño con un diseño bastante llamativo pintadas en el color blanco en la zona exterior de los radios mientras que el resto es de color negro.

Si nos detenemos en el frontal, he de reconocer que los diseñadores de Opel han conseguido crear un vehículo bastante interesante y simpático a la vez que se mezclan elementos imprescindibles heredados de sus hermanos mayores como los faros delanteros con luces LED diurnas incorporadas algo que a fin de cuentas sirve para otorgar cierto aire técnico a la vez que moderno.

Moviéndonos por el lateral la verdad es donde encontramos muchísimas semejanzas entre este modelo y el famoso Fiat 500 italiano, aun así, ciertos detalles como el contraste que realizan los dos tonos de la pintura sea donde se acentúa mucho más cierto ambiente moderno, deportivo e incluso retro en la unión trasera.

Finalmente llegamos a la parte trasera donde encontramos sobre todo unas ópticas traseras muy bonitas que recuerdan a las de otros modelos de la gama, pero que a su vez dan mucho encanto a una zona que sin ellas quizá sería demasiado simple. En este modelo los diseñadores han querido demostrar todo lo que saben hacer y, aunque estemos ante una de esas marcas alemanas que podemos catalogar como “sosas”, podemos decir que estamos ante un vehículo que perfectamente podría pasar por italiano.


Habitáculo
Si el exterior del pequeño Opel Adam te gustó seguro que no te defraudará al abrir sus puertas, donde encontramos muchísimos detalles únicos que hacen de este un modelo un vehículo muy exclusivo. Lo primero que me llama muchísimo la atención es, por ejemplo, el tapizado en color marrón de todo el interior que contrasta con zonas de color más claro o inserciones, como en el tablero, de tonos claros decorados con florcitas.

Personalmente, sobre todo tratándose de un auto pequeño, quizá se esperaba que Opel hubiese apostado por un vehículo de menor calidad, nada de eso, tan sólo encontramos plástico duros, aunque de buen tacto, en las zonas más bajas del tablero. Aunque este mal compararlo con sus rivales, quizá le falte algo más de ese espíritu italiano para ser tan interesante como un Fiat 500 aunque, en cuanto a ajustes, presentación y sobre todo calidad está a años luz.

Ahora bien, hay ciertos detalles que quizá merezca la pena destacar como el sistema opcional IntelligentLink, un sistema más que llamativo totalmente táctil, que sin lugar a dudas añade un toque mucho más tecnológico e interesante al habitáculo. Como detalle, el sistema no cuenta con reproductor de CD o MP3 aunque si tiene por ejemplo entrada de audio por USB, y no falta un sistema de altavoces de gran calidad firmado por los especialistas de Infinity.


Ahora bien, no todo es bueno en este pequeño vehículo, precisamente por su talla encontramos que, si bien en las plazas delanteras se viaja con relativa holgura y comodidad, en las traseras quizá dos ocupantes vayan bastante justos, tal es el caso que, si mides más de 1,80 m quizá tengas verdaderos problemas de altura. En cuanto al baúl, la verdad el confort juega una mala pasada. Digo esto ya que si tu unidad elegida viene con equipo de sonido Infinity el maletero homologa unos irrisorios 95 litros, en el caso de no equiparlo con este aditamento, esta zona homologará 170 litros.


Mecánica
Mecánicamente viene equipado con un motor 1.4 litros de 100 caballos, concretamente hablamos de un motor de cuatro cilindros en línea de inyección directa de gasolina asociado a una caja manual de 5 velocidades. Gracias a este sistema Opel ha conseguido un Adam capaz de homologar 100 caballos a 6.000 rpm y 130 Nm de par máximo a 4.000 rpm.

A pesar de que el vehículo tiene 100 caballos, puede parecer suficientemente deportivo e interesante, sensación que cambia cuando te pones al volante, estamos ante un motor atmosférico y, para conseguir el par máximo de este motor debes circular con el motor muy revolucionado lo que finalmente repercute en unos consumos que se muestran bastante sorprendentes sin necesidad alguna.

0 comentarios:

Publicar un comentario