08 noviembre 2013

El Gobierno de EEUU ordenó la disolución de Pontiac para ayudar a GM


Bob Lutz, ex presidente de GM, hizo una sorprendente revelación durante un evento en Los Angeles. El ejecutivo dijo que el gobierno de EEUU ordenó la disolución de Pontiac como parte de un acuerdo de reestructuración de la automotriz después de la crisis económica de 2008 y del capítulo 11 de la Ley de Quiebras de EEUU.

Washington quería que el GM terminara con todas sus marcas americanas, excepto Cadillac y Chevrolet. La primera quedaría para mantener el segmento premium y la segunda para abastecer el mercado tradicional. Sin embargo, Lutz dice que logró salvar Buick y GMC.

El final del Buick quedó como una enorme pérdida de imagen en China, donde los consumidores son muy aficionados a la marca y, finalmente, volverse contra GM. En el caso de GMC, Lutz dijo que los clientes de la marca tienen diferentes perfiles de compra respecto de Chevrolet y sus vehículos tienen buena rentabilidad.

Por último, Pontiac fue derribada en el acuerdo por sus pérdidas acumuladas durante los últimos 10 años. La marca quedó debilitada por productos con tecnología obsoleta y acabado barato. Bob Lutz quería convertirla en una división deportiva, revelando que el próximo Pontiac G6 utilizaría la plataforma Alpha del Cadillac ATS, pero sin acabados de primera calidad y de tamaño similar al de la serie 3 de BMW.

No funcionó. El gobierno dio un ultimátum a GM. O cerraba Pontiac o se quedaba sin los 5,3 mil millones de dólares de ayuda. Frente a las circunstancias no había mucho para elegir, y así, Pontiac se unió al equipo de marcas extinguidas de los EEUU.

0 comentarios:

Publicar un comentario