12 abril 2013

GM visitará Opel para ver cómo van las cosas


El consejo de dirección de General Motors celebrará su reunión trimestral en Alemania, vigilando así de cerca los progresos de la marca alemana hacia el camino de la recuperación económica. Los ejecutivos se reunirán para ver los avances de Opel y Vauxhall dentro del plan de negocios a 10 años previsto por GM.

Sin embargo, el consejo de dirección no discutirá sobre el destino de la planta de Bochum. Y es que los sindicatos no han aceptado el plan inicial propuesto por Opel que incluía una congelación salarial a cambio de prolongar la actividad hasta 2016, por lo que el futuro de esa planta es todavía muy negro. Cerrar, se va a cerrar, lo que no se sabe aún es bajo qué condiciones y si se hará antes de 2016.

Ulrich Weber, uno de los portavoces de Opel, desmintió así la información de Bild donde se explicaba que el consejo hablaría de Bochum a lo largo de esa reunión de dos días que comenzó el 9 de abril.

Los representantes de la plantilla de Bochum, cuyas operaciones de fabricación del Zafira cesarán a finales de 2014 (con la pérdida de 3.300 empleos), no han sido invitados a participar, comentó Rainer Einenkel, uno de los representantes sindicales. "Queremos participar en las discusiones y no ser tratados como meros espectadores en decisiones que nos afectan", sentenció.

Esta reunión es una muestra de la determinación de General Motors en reflotar Opel. Y es que ya no es sólo una cuestión financiera, también lo es de supervivencia del grupo. Con Volkswagen que no para de subir y Toyota que no se baja del puesto de nº1 mundial, GM necesita a Opel si algún día quiere volver a ser el nº1 mundial. Además, Opel forma parte de GM desde hace más de 80 años. Al otro del Atlántico ya se lo han tomado como algo personal. Al menos es así para el vice presidente de GM, Steve Girsky, que ya había advertido que seguiría muy de cerca el caso de Opel y "que encontraba un camino o lo hacía él, el camino"

0 comentarios:

Publicar un comentario