22 abril 2013

Buick Riviera Concept en Shanghái 2013


Aunque Buick no pase precisamente por su mejor momento en Estados Unidos, en China es toda una referencia. Y es que la fama de Buick en el gigante asiático se debe a razones históricas, antes de la revolución comunista Buick ya estaba presente en el país, incluso el Emperador poseía un Buick.

Actualmente, Buick vende en China tres veces más que en Estados Unidos, se dice que si GM no mató a la marca más antigua de Estados Unidos (fue fundada en 1899) es por el mercado Chino. De ahí la importancia que tiene este concept car para el mercado local. Y norteamericano, pues devuelve a la vida el mítico Riviera, cuya primera generación vio la luz en 1963.


Con un diseño cuya inspiración hay que buscarla en el agua, según explican en la marca, las formas son fluidas (nunca mejor dicho), elegantes y simples. La mecánica es principalmente eléctrica, pues utiliza la última generación del W-PHEV de GM o "wireless plug-in hybrid electric vehicle". La clave en este nuevo concepto es que se podrían cargar las baterías mediante una placa situada debajo del coche sin necesidad de enchufarlo físicamente a una toma de corriente.

Como muchos otros concept cars, el interior y el resto de elementos destacables del coche son un despliegue de electrónica. Este Riviera dispone de 10 cámaras de alta resolución y 18 sensores de alta precisión que monitorizan todo lo que ocurre al rededor del coche y en su camino para luego proyectarlo en el parabrisas del conductor en forma de hologramas. Por supuesto, la conexión a internet 4G LTE, que no falte.

Buick tiene la desagradable costumbre de presentar concept cars que animan al público, despiertan el interés de la clientela, pero que nunca acaban teniendo una realidad comercial, aunque sea lejanamente parecida. En la actualidad, la gama Buick se compone de 5 modelos y tres de ellos son de origen Opel. Los dirigentes de GM esperan que este nuevo lenguaje estético guste y se podría así ver en futuras producciones, devolviendo así a Buick una personalidad estética que perdió hace décadas.

0 comentarios:

Publicar un comentario