11 marzo 2013

Test al Opel Astra Sedán 1.4i Turbo 140 CV Excellence


De un tiempo a esta parte, las berlinas compactas están viviendo una segunda juventud. Durante varios años han estado relegadas a un segundo plano e incluso la oferta era mucho más pequeña que ahora, pero en los últimos años la economía europea ha provocado que muchas familias tengan que optar por productos más pequeños y accesibles por precio.

Bien es cierto que el crecimiento experimentado en el segmento D ha conseguido que muchos usuarios los encuentren algo aparatosos y en general menos prácticos. Ejemplos de "coches grandes" hay muchos, como los Kia Optima, Renault Latitude, Mazda6 o el propio Opel Insignia, todos ellos superando holgadamente los 4,8 metros de longitud. Con todo, parece que finalmente los compactos de cuatro puertas vuelven a tener relevancia en el mercado.

España fue durante muchos años uno de los principales mercados para este tipo de vehículos. En la actualidad las ventas no son como antaño pero siguen siendo importantes para las marcas. Chevrolet Cruze, Ford Focus 4p, Renault Fluence o Volkswagen Jetta son algunos candidatos en este segmento, al que habría que sumar el Opel Astra Sedán.

La gama del actual Astra apareció a finales del 2008 y en un principio no iba a tener una versión sedán. General Motors desarrolló a partir del compacto los Buick Excelle XT/Verano para algunas regiones del planeta y dado que muchos componentes eran idénticos, Opel lo tenía fácil para lanzar su derivado para Europa. En septiembre del 2012, la comercialización del Astra Sedán comenzó en el viejo continente y debería convertirse en una opción muy demandada en países como Polonia, Republica Checa, Rusia y, en cierta medida, también España.

Exterior

Aprovechando la presentación de la Gama Opel 2013, la firma alemana puso a disposición de la prensa varias unidades del Astra Sedan. Es un automóvil estéticamente muy agraciado que integra a la perfección el tercer volumen sin parecer un añadido. Esto es algo complicado de lograr y que se ha conseguido a fuerza de suavizar la caída del techo y alargar el voladizo posterior. El resultado visual es estupendo, desprende elegancia y, también hay que decirlo, no disimula sus 4,658 metros de longitud.

Si tenemos en cuenta esa cota, descubrimos que el Astra Sedán es más grande que muchas berlinas medias de hace unos añitos e incluso se sitúa al mismo nivel que los SEAT Exeo, BMW Serie3 o el ya extinto Saab 9-3. La plataforma empleada es algo más larga que la de su hermano de cinco puertas y la distancia entre ejes se va hasta los 2,68 metros. Se nota que es un compacto por la menor anchura de su carrocería, pero de no ser por esto bien podría pasar por un "D" en toda regla.

Con el lanzamiento del Astra Sedán, Opel realizó un pequeño restyling en toda la gama. Ahora tienen paragolpes más envolventes con los faros antiniebla de nuevo diseño y por fin llega la iluminación diurna por LEDs en aquellas unidades que no tienen bi-xenón. También se han actualizado los colores y el diseño de las llantas de aleación.

Interior

En el habitáculo las modificaciones de la renovada gama son menores y salvo por los nuevos guarnecidos, tapizados y tonalidades para el ambiente interior, todo sigue como siempre. Y esto es bueno en casi todo, destacando una calidad de realización de "notable", con excelentes ajustes y una buena combinación de materiales blandos y rígidos, pero siempre de buen tacto.

Lo que no termina de convencer es la consola central con tantos botones de tamaño reducido y que complican al conductor dar con la función correcta "a la primera". Será cuestión de acostumbrarse, pero está claro que el periodo de adaptación es superior al de otros coches y aun así, habrá ocasiones en las que pulsaremos por error alguno no deseado.

La unidad testeada, en combinación con el acabado más alto Excellence, incluye una rica dotación de serie y de paso, añade algunos elementos decorativos que mejoran la calidad visual. Así encontramos los aros de la instrumentación cromada, apliques en negro lacado, volante y pomo del cambio en cuero, etc.

Puestos a citar la dotación, los elementos más representativos incluidos en el precio son el climatizador automático de dos zonas, cuatro levantavidrios eléctricos, ordenador de a bordo, control de velocidad con limitador, llantas de aleación, faros antiniebla, espejos eléctricos, cierre centralizado, paquete cromado exterior, etc. El sistema de sonido incluye MP3 e incluía el sistema de navegación Nav900 con pantalla a color.

Opel ofrece multitud de elementos opcionales entre los que podemos destacar los sensores de estacionamiento delanteros y traseros, el freno de mano eléctrico, techo solar eléctrico y deslizante, tapizado en cuero, asientos delanteros ergonómicos, eléctricos y térmicos, o el sensor de presión de los neumáticos.

El diseño de la instrumentación es el ya conocido en cualquier Opel. Consta de dos grandes esferas para velocímetro y tacómetro, otras dos más pequeñas con los niveles de temperatura y combustible, y una pantalla multifunción en posición central en la que se muestran los datos del ordenador de viaje, sistema de pre-colisión y ciertas funciones del coche.

La habitabilidad en las plazas delanteras es similar a la de cualquier Astra. No sobran centímetros pero tampoco resulta agobiante. Peor paradas salen las plazas posteriores debido a una anchura limitada y bastante justa para tres adultos. Existe la sensación de que resultan incluso más estrechas que en el cinco puertas.

La capacidad del baúl tampoco es la mejor del segmento, pero con 460 litros de capacidad pocos usuarios podrán echar de menos espacio para dejar el equipaje. Además tiene formas aprovechables y se pueden abatir los respaldos para introducir objetos largos en ocasiones puntuales.

Contacto

La versión probada venía equipada con el motor 1.4i Turbo de 140 CV y cambio manual de seis velocidades. Es la variante más potente y "dinámica" de la familia sedán.

Lo más interesante de este bloque está en su suavidad y el bajo nivel sonoro en todo momento, pero quizás esa suavidad reste "sensaciones" a sus mandos, pareciendo más lento de lo que en principio se espera de un compacto con 140 CV. No hay que olvidar tampoco que el peso de cualquier Astra es un lastre, y lógicamente los caballos cunden algo menos que en la competencia.

En las calles el Astra se movía con soltura, aunque para conseguir alcanzar un ritmo vivo era obligado reducir una o dos velocidades. Posiblemente con un mayor rodaje, las prestaciones mejoren y no se note esa cierta falta de carácter y viveza.

Las suspensiones del acabado Excellence parecen dar prioridad al confort. Ya sea superando algunos badenes o baches de cierta envergadura, la respuesta siempre era suave y minimizando las brusquedades. Al llegar las curvas, la carrocería balanceaba ligeramente pero sin resultar molesto.

El Opel Astra Sedán se ofrece en el mercado español con dos motores de gasolina y dos diésel. De los primeros el básico de 1,6 litros y 115 CV podría resultar justo si habitualmente se viaja cargado, por lo que será mejor optar por el 1.4i Turbo de 140 CV. En diésel se ofrece el conocido bloque 1.7 CDTI en dos configuraciones: 110 y 130 CV. Ambos son interesantes pero si se puede elegir, mejor el más potente. Sorprende que en el mercado español no se comercialice ninguna versión de gasolina con el paquete ecoFLEX que incluye entre otras cosas el sistema de arranque y parada del motor (sí lo hay para los diésel).

Con los descuentos actuales, la gama Astra Sedán está disponible desde 17.727 € (1.6i 16v 115 CV Expression). Es una tarifa correcta dentro del segmento. La unidad probada, un 1.4i Turbo 140 CV Excellence parte de los 20.139 €, pero si lo quieres como aparece en las fotos deberás desembolsar un poco más, concretamente 20.810 € (al sumar el pack premium con navegador Nav900i + bluetooth + bi-xenón, los sensores de parking delanteros/traseros y alguna cosilla más). Teniendo en cuenta el equipamiento y lo que cuesta con la promoción aplicada, es una opción muy interesante.

Conclusión

El Astra Sedán juega la baza de su diseño elegante y una calidad de terminación notable para conquistar a los usuarios. No es el más amplio del segmento y su maletero tampoco sobresale, pero está situado en un buen término medio.

Para aquellos que busquen un tipo de vehículo de corte clásico, confortable, seguro y bien equipado, el Astra puede ser interesante y no obliga a realizar un desembolso muy grande. Los paquetes de equipamiento opcionales, algunos de ellos gratuitos, mejoran la relación valor-precio.

Opel no ha comunicado las perspectivas de ventas para esta versión, pero no deberían ser muy elevada. El Insignia seguirá siendo la berlina preferida por el público, si bien ahora los bolsillos con el presupuesto más ajustado podrán optar por un sedán más accesible e igual de elegante dentro de la marca.

0 comentarios:

Publicar un comentario