08 marzo 2013

El Opel Cascada/Cabrio en Ginebra


Si hubiera un premio de belleza en el que participasen los coches al alcance de un número de bolsillos, el Opel Cascada debería ser un candidato. Y es que pocos vehículos presumen de una línea tan limpia y equilibrada como el nuevo descapotable de cuatro plazas que la firma alemana lanzará en cuestión de unos días.


Pese a que en Opel han querido darle un aire exclusivo y alejado de la familia Astra, está claro que su frontal casi calcado al de los GTC no ayuda a ello. Esto no quiere decir que la solución no sea acertada, pero habría estado bien tratar de marcar mejor las distancias. La parte trasera es la zona más auténtica del Cascada debido a las formas de los faros y el detalle cromado.

Donde no hay sorpresas es en el interior con un tablero casi calcado al de sus hermanos compactos y la habitual aglomeración de botones en la consola central que no siempre son fáciles de encontrar. Por materiales y presentación no hay lugar a críticas y quedan situados a un excelente nivel. Gracias al empleo del techo de lona, además de mejorar la estética se ha conseguido un habitáculo más amplio (configurado para cuatro ocupantes).

La oferta de motores dependerá mucho del país en el que sean comercializados. En paises como España se ofrecerán los 1.4 Turbo de 140 CV, 1.6 SIDI Turbo con 170 CV, 2.0 CDTI de 165 CV y, más adelante, también el 2.0 CDTI Biturbo con 195 CV. En otros países también se ofrecerá con el 1.4 Turbo de 120 CV. Los precios arrancan por debajo de los 30.000 €.

0 comentarios:

Publicar un comentario