07 diciembre 2012

Prueba del Chevrolet Onix - Comportamiento y el consumo en ciudad


En este caso tuvimos contacto con un Chevrolet Onix 1.0, que tiene hasta 80 caballos de fuerza, una potencia superior al motor que GM ofrecía anteriormente, que ahora se conoce con el nombre de SPE/4. Este motor tiene mejoras para ofrecer más par, más potencia y un consumo mejorado de combustible.

Se notaron algunas mejoras menores, pero un motor 1.0 nunca hará milagros. El Onix dispone de más de 1.000 kilos de peso, incluso en la versión más simple, entonces termina por no ser tan ágil como el Celta con el mismo motor. Las RPM se elevan con facilidad en los tramos planos, incluso en las pendientes. Esto con una sola persona a bordo.

Las RPM deben mantenerse altas en todo momento, de lo contrario se pierde velocidad y hay que empezar todo de nuevo. Cambiando las marchas a 5.000 revoluciones tienen una aceleración razonable. El aire acondicionado le pesa al motor y hace que el rendimiento sea más moderado. Las relaciones de marcha tienen un buen compromiso entre rendimiento y no tener que molestar al conductor con cambios de marcha muy frecuentes.

En términos de rendimiento, el Onix no difiere de otros modelos 1.0. Pero el Onix tiene varias cualidades. Hablando un poco de su suspensión, hemos visto que es buena y se consiguió un buen equilibrio entre confort y estabilidad. Los neumáticos son altos ya que miden 185/70 R14, pero ofrecen un buen confort en la cabina, y los baches se absorben bien.

Con plazas razonablemente cómodas dentro de que se observa en el segmento, con espuma suave que no causa molestias después de unas pocas horas, el Onix ofrece un buen confort en comparación con sus competidores directos.

La visibilidad para el conductor es buena, las personas de hasta 1,95 pueden ir tranquilamente en el asiento del conductor. En el espacio interior tampoco pierde nada frente a otros modelos del segmento.

El nivel de ruido interior es bastante aceptable para un popular. El motor empieza a invadir el habitáculo a velocidades muy altas, pero circulando tranquilo el silencio es notable. El consumo urbano de el motor 1.0 fue de 8,7 km/l con el aire acondicionado encendido. Es un consumo muy alto para un 1.0, pero calculamos que con el pasar de los kilómetros debería mejorar.

La conclusión es que para la ciudad se cuenta con un conjunto muy bueno. No tiene ningún inconveniente demasiado grave como para ser destacado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada