15 noviembre 2012

Chevrolet Onix: Más detalles y la visita a la fábrica de Gravataí



General Motors decidió invertir en la personalización de la Onix Chevrolet, que se pueden personalizar de acuerdo al gusto personal del cliente.

El nuevo hatch de GM tiene tres kits de personalización básicas: Joy, Race y 24 horas. Cada tema consiste en la introducción de elementos decorativos, tales como franjas, adhesivos decorativos en la carrocería y detalles sobre el panel, por ejemplo.

El kit Joy, urbano y colorido, proporciona un calco en el lado superior del vehículo, detrás de la puerta trasera. En el interior, el adorno se coloca en las salidas de aire laterales y sobre la guantera.


La opción Race apuesta a la velocidad con el uso de calcos similares a la bandera a cuadros en la parte posterior. La opción 24Horas también apuesta a la velocidad, pero con feanjas continuas en el capót, el techo y el portón trasero.

Para aumentar el grado de personalización y ofrecer más productos, GM decidió introducir una línea de 110 accesorios para el Chevrolet Onix. Los elementos son muy variados como molduras, apliques cromados, llantas de aleación de 15 pulgadas, spoiler, paquete aerodinámico, cámara de marcha atrás en la pantalla central, MyLink, sensores de estacionamiento, CD / DVD, entre otros.


Planta General Motors de Gravataí

Esta planta es donde se producen el nuevo hatch y el conocido Celta, siendo una de las mayores plantas de GM en todo el mundo, donde se ha ampliado la capacidad de 230.000 vehículos al año a 380.000 vehículos al año.

Además, el área de construcción aumentó significativamente para soportar el mayor volumen de producción. La fábrica también cuenta con 450 nuevos robots del programa Aterro Zero, lo que evita la emisión de los residuos industriales en el suelo.

Con casi 2 millones de vehículos producidos desde el año 2000 la planta de GM en Gravataí es bastante moderna, con líneas de producción altamente automatizadas. Hay incluso un robot de 4 metros de altura. Visitamos el área de estampado, donde tres enormes prensas cumplen con toda la producción de Celta y Onix tanto la versión hatchback como la futura versión sedán, que ya ha iniciado el proceso de producción.


En el área de montaje final, pudimos ver la unión de las líneas del Celta y el Onix, que hasta entonces estaban separadas. El concepto de producción del nuevo producto de GM implica un proceso mucho más moderno que el del veterano Celta.

Sin el Prisma, el camino está abierto para la versión sedán del Onix, que ya cuenta con las partes de carrocería que se producen en la planta. La producción actual sufrirá un aumento gradual a la capacidad máxima de acuerdo con las ventas de los nuevos modelos.

Sólo del Chevrolet Onix se espera vender 12.000 ejemplares mensuales, veremos como resultan los próximos meses. De todos modos, el modelo tiene el potencial de molestar realmente las cartas.





0 comentarios:

Publicar un comentario